Consecuencias de una mala reparación en hojalatería y pintura. Reviewed by Momizat on . Consecuencias de una mala reparación Por: Marco A. Méndez   En la actualidad, en una carrocería se pueden reparar la mayoría de los elementos que componen Consecuencias de una mala reparación Por: Marco A. Méndez   En la actualidad, en una carrocería se pueden reparar la mayoría de los elementos que componen Rating: 0

Consecuencias de una mala reparación en hojalatería y pintura.

Por: Marco A. Méndez

 

En la actualidad, en una carrocería se pueden reparar la mayoría de los elementos que componen el vehículo, siempre y cuando se sigan los métodos y procedimientos establecidos por los fabricantes y sustituyendo lo que no se recomiende reparar.

Los vehículos modernos han sido diseñados para comportarse de determinada manera al momento de un impacto, procurando siempre la seguridad de sus ocupantes.

Es por ello, que tras una reparación, el vehículo deberá mantener las mismas características con las que fue concebido para comportarse de igual manera ante otro posible impacto. Esta es, sin duda, una de las características más importantes que puede verse afectada como consecuencia de una mala reparación; pero existen otras que aunque no deriven en un hecho de gravedad, no dejan de ser fundamentales.

Malas prácticas

Existen malas prácticas de reparación como el estiraje de las carrocerías cuando se realiza con herramienta o instrumentos inapropiados como jalones con otros vehículos o árboles. Estas costumbres traen como consecuencia:

  • Mala alineación del vehículo (ruedas).
  • Desfase de largueros (el auto circula con un lado más adelante que otro, lo que provoca mayor distancia de frenado).
  • Disminución de la estabilidad del vehículo.
  • La distribución de la fuerza no se canaliza como fue diseñada.

Seguridad activa y pasiva

En la seguridad que ofrece un vehículo no sólo intervienen los elementos como las bolsas de aire, los sistemas de frenado, los controles de tracción y estabilidad… sino que, además, la propia carrocería tiene la doble función de soportar todos los componentes mecánicos y la de absorber todas las fuerzas que se generan en un impacto sin que éstas alcancen el habitáculo y por ende, a los ocupantes del mismo.

 

Reparaciones mayores

Las piezas estructurales como largueros, travesaños, postes, entre otros, que hayan sufrido deformaciones que requieran de operaciones de estiraje, deben ser conformadas estructuralmente en frío y devueltas a sus dimensiones originales, por lo tanto, la reparación debería realizarse utilizando un banco de estiraje con su respectivo sistema de medición.

Si en la reparación de una pieza estructural se utiliza una fuente de calor para su conformación, como la llama abierta del soplete de un equipo de soldadura oxiacetileno, se alteran las propiedades mecánicas de la misma, lo cual provocará que en el momento de un impacto posterior se transmitan fuerzas hacia el interior del habitáculo en lugar de ser absorbidas por la estructura del vehículo. En síntesis, las características del uso del método de oxiacetileno son:

  • Calentamiento descontrolado.
  • Se pierden las propiedades de resistencia mecánica.
  • Se disminuye el espesor de la lámina y se pierden propiedades estructurales.

Elegir un centro de reparación profesional

Al momento de necesitar una reparación, debemos procurar que se efectúe en un taller que le devuelva al vehículo todas las condiciones de seguridad, originalidad y aspecto exterior con las que fue fabricado.

En caso de ser necesaria la sustitución parcial de las piezas en la carrocería, el corte deberá realizase en donde indique el fabricante, ya que estas piezas cuentan con zonas de deformación programada, las cuales no deben sufrir alteración alguna. Además, si no se realiza la medición correspondiente verificando que todos los puntos de la carrocería estén dentro de las medidas originales, se corre el riesgo de que esos desplazamientos modifiquen la geometría de la alineación, con la consecuente pérdida de estabilidad en su marcha y el sometimiento a esfuerzos innecesarios de las piezas mecánicas.

Otro de los puntos a tener en cuenta es la soldadura. En este aspecto deberán utilizarse la soldadura por punto de resistencia y la Mig-Mag, ya que son las únicas que no alteran las propiedades mecánicas de la lámina, pues evitan en gran medida, la corrosión y la deformación del material ya que generan menos calor.

Entre las consecuencias de una mala reparación podemos encontrar:

  • Ensambles inadecuados.
  • Debilitamiento de la estructura.
  • Pérdida de las propiedades mecánicas en el diseño.
  • Se favorece la corrosión.

Daños colaterales

Otro de los temas a tener en cuenta es la electrónica del vehículo. Los vehículos modernos cuentan con distintos dispositivos que son controlados por módulos electrónicos (sistema de inyección, ABS, bolsa de aire, etc.) los cuales al momento de la reparación deben ser manipulados por personal capacitado y se deben tomar todos los cuidados necesarios para no dañarlos debido a que el costo de reposición de éstos es muy elevado. Así, es común que suceda lo siguiente:

  • Que las bolsas de aire no se activen o lo hagan innecesariamente.
  • Que no se armen adecuadamente los conjuntos mecánicos.
  • Que no se borren algunos códigos, por lo que los sistemas no funcionan adecuadamente.
  • Se utilizan piezas o elementos de otros autos.

Reparaciones integrales

Tras la reparación de una pieza o conjunto estructural del vehículo, es de suma importancia que todos los componentes del mismo trabajen armónicamente, debido a que un funcionamiento defectuoso de éstos podría derivar en una reparación más o en gastos innecesarios. Por ejemplo, el mal funcionamiento de componentes del tren delantero podrá originar un accidente o, en el mejor de los casos, sólo el desgaste excesivo de cubiertas y componentes de la suspensión, los cuales tendrían que ser remplazados con mayor frecuencia, lo cual se evitaría si en la reparación de la carrocería se hubieran utilizado las herramientas, equipos y procesos adecuados para devolverle a la estructura del vehículo, todas sus características originales.

Por último, la estética está íntimamente relacionada con las consecuencias económicas, ya que una apariencia defectuosa del auto lo deprecia.

Concluimos entonces que al momento de solicitar una reparación, debemos procurar que la misma se realice en un taller que cuente con el equipamiento correspondiente, el personal debidamente capacitado y que además utilice los métodos de trabajo aptos para devolverle al vehículo todas las condiciones de seguridad, originalidad y aspecto exterior con las que fue fabricado. De esta manera, preservaremos tanto las condiciones de seguridad de nuestro automóvil como nuestra economía.

Deje un comentario

Scroll to top